¿POR QUE VARUA?

Varua significa “alma” en la lengua Rapanui y es que para los habitantes de Isla de Pascua el alma de sus antepasados habita entre ellos para protegerlos y acompañarles por siempre. Es justamente el alma de los protagonistas de nuestros retratos hacia donde apuntan los objetivos de nuestras cámaras. 

 

Varua además es la naturalidad de los instantes vividos, es el compromiso adquirido entre vosotros, es la armonía del color y de las formas, es la confianza depositada en nuestro trabajo y por supuesto es el amor que existe entre vosotros reflejado como reportaje fotográfico de boda. 

Hola! Mi nombre es Catherine, permíteme presentaros a Arkaitz

Para él la fotografía es la instantánea por definición, es la imagen capturada al vuelo.
Es el instante decisivo que no volverá a ocurrir. Es el momento irrepetible. Sin olvidar la planificación y la preparación que existe previamente, el acto fotográfico para él es pura inspiración y acción del momento. 

Lo que más me gusta de él es que es una persona inquieta y creativa, capaz de dar mil doscientas vueltas a una idea hasta lograr darle la forma que buscaba. 

Arkaitz

Catherine

Hola! Yo soy Arkaitz y además de su marido soy el otro 50% de Varua.  ¿Qué contarte sobre Catherine?
 

Puedo decirte que conocerla es lo mejor que me ha pasado en la vida. Es una persona positiva y sensible con un carácter muy especial. Se hace querer desde el primer momento que la conoces.

Como fotógrafa cuando una imagen le llama la atención crea una automática conexión que va mas allá del simple gusto o del disfrute visual y realmente le provoca un amor a primera vista. Reconozco en ella ese momento y me lo contagia. 

 
 

Ambos somos personas emprendedoras para las que recordar es revivir. Estamos convencidos de que lo único que quedará con el tiempo será el recuerdo del tiempo vivido. Somos muy rigurosos y exigentes con nuestro trabajo y con nosotros mismos. Continuamente estamos buscando como mejorar y reciclarnos. Atentos a las nuevas tendencias, nos inspiramos recurriendo siempre a los grandes de la historia de la fotografía. 

 

Somos personas claras y sinceras. Por eso la fotografía de boda qué ofrecemos es precisamente así, sincera y sin artificios. Nuestra filosofía de trabajo es la de una fotografía transmisora de emociones. Y para ello el único camino que utilizamos es el de la naturalidad y la verdad de los momentos vividos. Cuando trabajamos en un reportaje lo hacemos creando un ambiente relajado y distendido, es la mejor forma de conseguir que los protagonistas de nuestros retratos estén cómodos y tranquilos.  

 

Si decidís contratarnos debéis estar tranquilos porque contareis con dos  personas responsables y profesionales que trabajan una fotografía natural y sincera. Valoramos por encima de todo el trato personal e individualizado de cada pareja o persona que decide contactarnos. Llega ahora el momento de ponerte en contacto con nosotros, por nuestra parte estamos preparados para asumir la responsabilidad de retratar vuestro gran día. 

La fotografía de boda
es la naturalidad de los momentos vividos

es la armonía del color y de las formas
es la confianza depositada en

nuestro trabajo